Decálogo de la autoestima

basepsicinfantil2-827x292

El fomento de la autoestima en los jóvenes y los niños es de gran importancia para contribuir al fin del acoso, ya que en ocasiones una baja autoestima se presenta como consecuencia en estas situaciones.

Tanto los padres como la escuela debemos ayudar a nuestros alumnos/hijos a tener confianza en lo que pueden hacer, a estar deseosos de aprender nuevas cosas día a día, a tener una vida social aceptable y satisfactoria y sobre todo a poder disfrutar de lo que hace.

En cambio, cuando la autoestima es baja el niño se vuelve vulnerable, sensible, preocupado por lo que los demás piensen de él y pierde todo interés en todo lo que le rodea.

El siguiente decálogo ayuda a las personas del entorno del niño a aumentar su autoestima de forma eficaz:

1. Las claves: el amor y el afecto. Todas nuestras acciones con nuestros hijos, desde la infancia, se deben de basar en el afecto y en el amor. Tu hijo se sentirá mejor si lo aceptas tal y como es, sin importar cuáles son sus puntos fuertes, sus dificultades, su temperamento o su destreza.

2. Felicite a su hijo. Dé a su hijo tantos elogios como sea posible, siempre que hagan algo correctamente. Dígale, “Estoy muy orgulloso de ti. Eres muy especial. Me gusta la manera en la que lo has hecho. ”

3. Haga sus elogios creíbles. Es importante, sin embargo, que los elogios sean creíbles e importante procurar que los oiga. Tampoco deben ser elogios exagerados, no hay que caer en ese error.

4.Felicitar los avances de su hijo: El niño debe esforzarse en lograr un objetivo, acompañarlo en este proceso y felicitar sus logros. A veces cuesta por es más fácil ver los errores que aciertos

5. Criticar la acción nunca a la persona: Cuando su hijo haga algo negativo, dígale, “Eres un niño bueno y especial, no debes hacer esas cosas” en vez de decir, “eres malo.”

6. Resaltar lo que ha hecho bien o “mejor que antes”: Los padres no debemos ser exigentes con nuestros hijos tendremos dificultades para felicitar, en cambio, si nos fijamos en los avances o en lo que sencillamente está bien, las ocasiones para felicitar son más elevadas.

7. Orgulloso: Todo padre debe de estar orgulloso de su hijo y demostrarlo

8. Hable positivamente de su hijo, en presencia de la gente importante en su vida, como abuelos, profesores, amigos etc., y acompañe el gesto con la verbalización de la felicitación correspondiente. Expresiones como “muy buen trabajo “dicho con desgana no es una felicitación.

9. La comparaciones son odiosas. Las comparaciones son odiosas no hay nadie mejor ni peor que nadie, hay que tranquilizarlo y decirle que él es único.

10. Dejar que comentan errores: Los errores también son lecciones valiosas para que tenga confianza en sí mismo. Realmente hay que animar a tu hijo a que explore algo nuevo, como probar comida diferente, hacer un nuevo amigo o montar en bicicleta. Aunque siempre existe la posibilidad del fracaso, sin riesgos no hay oportunidades para el éxito.

Decálogo de la autoestima