Acoso Sexual en el trabajo

Acoso sexual en el trabajo

images

El acoso en el trabajo (mobbing) se reconoce como un proceso de agresión sistemática y repetida por parte de una persona o grupo hacia un compañero, subordinado o superior (Fidalgo y Piñuel, 2004).

Con respecto al acoso sexual, en su definición recogida en disposiciones europeas  “El acoso sexual es la conducta de naturaleza sexual u otros comportamientos basados en el sexo que afectan a la dignidad de la mujer y del hombre en el trabajo. Esto puede incluir comportamientos físicos, verbales o no verbales indeseados”.

 

Según la Organización Internacional del trabajo (OIT) los elementos constitutivos del acoso sexual son:

  • Conducta de naturaleza sexual, y toda otra conducta basada en el sexo y que afecte a la dignidad de mujeres y hombres, que resulte ingrata, irrazonable y ofensiva para quien la recibe;
  • Cuando el rechazo de una persona a esa conducta, o su sumisión a ella, se emplea explícita o implícitamente como base para una decisión que afecta al trabajo de esa persona (acceso a la formación profesional o al empleo, continuidad en el empleo, promoción, salario o cualesquiera otras decisiones relativas al empleo) y,
  • Conducta que crea un ambiente de trabajo intimidatorio, hostil o humillante para quien la recibe.

¿Cuáles son los tipos de acoso que existen?

ACOSO AMBIENTAL

Cometido con el propósito de obtener un placer, de alcanzar los requerimientos sexuales solicitados o simplemente de molestar o perturbar. En el acoso sexual ambiental no interviene necesariamente la manifestación de poder, pero se persigue importunar y coartar, sin razón, la función laboral del agredido; de crear un ambiente hostil, ofensivo, de intimidación o de abuso, muchas veces para lograr que abandone el empleo.

ACOSO POR CHANTAJE

Cuando interviene la promesa o la simple insinuación de cualquier beneficio relacionado con la relación de trabajo, en la cual se aprovecha la subordinación de la persona acosada o, en caso contrario, se le intimida, amenaza o bien se restringen, limitan, disminuyen o impiden aumentos en los beneficios a que tiene derecho con motivo del desempeño de su trabajo.

  • Por el tipo de relación laboral entre la persona acosadora y la acosada, se distinguen:

Acoso sexual en el trabajo en sentido estricto

Cuando existe una relación de trabajo o cuando el sujeto activo sea un familiar o representante del empleador en el centro de trabajo (supervisor, jefe, pagador).

Acoso sexual en el trabajo

Cuando no exista subordinación laboral. Podría considerarse como acoso entre compañeros de trabajo y extenderlo al hostigamiento proveniente de los directivos o delegados sindicales o miembros de organizaciones sindicales a las cuales pertenezcan ambos sujetos.

Acoso sexual en el trabajo cometido por terceras personas:

  1. a) Clientes o visitantes del empleador.
  2. b) Proveedores de bienes o servicios de la empresa, centro de trabajo del empleador o relacionados con sus actividades, entre ellos: agentes de ventas, distribuidores, personal de mantenimiento, asesores o ayudantes que no pertenecen a la misma planta de trabajo.

Acoso sexual cometido por autoridades

Cuando el acosador es un servidor público entre quienes pueden considerarse a los:

  1. a) Inspectores de trabajo (o cualquiera de sus ramas, incluso tratándose de seguridad social), procuradores, auxiliares, consultores o asesores en las dependencias de atención a los trabajadores.
  2. b) Inspectores, supervisores u otros de cualquier dependencia gubernamental.
  3. c) Médicos, cuando pertenecen a instituciones de seguridad social o dependencias encargadas de los exámenes médicos, evaluaciones y atención a la salud en general respecto de los trabajadores.
  4. e) Autoridades del Poder Judicial.

 

¿Cuál es la prevalencia del acoso sexual en el trabajo?

En general, en los estudios se crifra las tasas de acoso laboral entre el 5.8% y el 57% de la población activa. Según los estudios más recientes, las tasas de acoso laboral han crecido un 40% debido a la crisis económica española (Piñuel, 2013).

Concretamente, referentes al estudio de la prevalencia del acoso sexual en España se encuentran 5 estudios:

  • En 1986, la Secretaría de la Mujer del Sindicato General de Trabajadores, realizó un estudio a mujeres de la Comunidad de Madrid pertenecientes a 6 sectores económicos distintos. Los resultados obtenidos fueron los siguientes: un 84% de las entrevistadas había sufrido en alguna ocasión acoso sexual verbal, chistes, piropos y halagos con connotaciones sexuales, un 55 % había sido objeto de expresiones verbales con presencia de gestos provocativos y miradas insinuantes, un 27 % había sufrido insinuaciones verbales o escritas para conseguir favores sexuales, otro 27% había padecido contacto físico no deseado (pellizcos, caricias…) y finalmente un 4% había mantenido contacto sexual no deseado.
  • Al año siguiente, en 1987, el Instituto de la Mujer realizó un estudio mediante entrevistas a trabajadoras de empresas del sector público y privado. El resultado obtenido fue que la presencia de acoso sexual, entendido en el sentido más amplio, había afectado en algún momento de su vida laboral a un 90 % de los casos.
  • En el año 2000, se llevó a cabo la encuesta Europea sobre Condiciones de Trabajo, en sus conclusiones afirmó que no se trata de un fenómeno esporádico (un 3% de las mujeres trabajadoras se han visto afectadas en los 12 meses anteriores a la encuesta, lo que supone unos dos millones de personas). El colectivo más afectado es el de las mujeres, con mayor incidencia en las que viven en situación de precariedad laboral y en el caso de los hombres, el porcentaje se sitúa en el 1.1%.
  • Los resultados obtenidos en la investigación, encargada por el Instituto de la Mujer en el 2004, reflejan que, de 2007 entrevistas realizadas a mujeres trabajadoras de edades comprendidas entre los 16-64 años, el 14.9 % había sufrido una situación de acoso sexual en el último año (Acoso Técnico). En cuanto al AS Declarado (el percibido por las receptoras) el porcentaje se reduce al 9,9%.
  • Trasladando los datos al conjunto de las mujeres activas en España, que según datos de la Encuesta de Población Activa en el cuarto trimestre de 2005 ascendía a 8.425.000 trabajadoras, se estima que 1.310.000 trabajadoras han sufrido en España alguna situación de AS (A. Técnico) si bien sólo 835.000 mujeres lo han vivido como tal (A. Declarado). Podemos apreciar a través de estos 4 estudios (no son más que una muestra de la totalidad de estudios realizados en España) que existe una gran variabilidad en los resultados.

¿Qué consecuencias produce el Acoso sexual?

Estamos equivocados cuando pensamos que las consecuencias son sólo para la persona que sufre, sino que afecta a la Institución donde se esté dando y a la Sociedad, tal y como refiere la Organización Internacional del Trabajo (OIT):

VÍCTIMAS EMPLEADORES SOCIEDAD
Sufrimiento psicológicoHumillaciónDisminución de la motivaciónPerdida de AutoestimaCambio de comportamientoAislamientoDeterioro de las relaciones sociales

Enfermedades físicas y mentales producidas por el estrés

Abandono del empleo

Suicidio

Disminución de la productividad de la empresa debido a:-         Precio injusto-         Peligro de trabajo en equipo-         Desmotivación-         AbsentismoNo habrá candidatos para las vacantes en el lugar del trabajo donde se teme por el acoso sexual 

El progreso y la innovación en el seno de la empresa están amenazados por un entorno en que reuna desconfianza y la falta de espiritú de equipo

Costes a largo plazo para la reintegración de las víctimasBeneficios para el bienestar del desempleado y jubilaciónCostes por invalidez para los discapacitadosGastos en procesos legales y penales 

Denegado el acceso de las mujeres a trabajo de alto nivel y buenos salarios

Existen muchos colectivos que se han hecho eco de la gran problemática que supone el Acoso sexual aquí os dejamos un enlace de su publicación en el BOE para que los podáis consultar:

http://www.ccoo.es/comunes/recursos/1/doc195821_Convenios_publicados_en_el_Boletin_Oficial_del_Estado_(BOE)_2013_y_su_relacion_con_el_acoso_sexual_y_el_acoso_por_razon_de_sexo.pdf

Así mismo, debido al grave caso de Zaida Cantera, se ha llevado a cabo una Reforma del Código Militar, aprobada por el Senado, tal y como se afirma en el Diario

El nuevo Código Penal Militar, que se aplicará a las Fuerzas Armadas y también a la Guardia Civil ….. El nuevo código regula entre otras cuestiones nuevos delitos, como el acoso sexual, y entre sus principales novedades fija que los jueces de los tribunales militares serán nombrados a propuesta del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y no como sucede ahora por el ministro de Defensa. En el caso del acoso, recoge que “El superior que, respecto de un subordinado, realizare actos de acoso tanto sexual y por razón de sexo como profesional, le amenazare, coaccionare, injuriare o calumniare, atentare de modo grave contra su intimidad, dignidad personal o en el trabajo (…) será castigado con la pena de seis meses a cuatro años de prisión, pudiendo imponerse, además, la pena de pérdida de empleo”.

Leer más: http://www.eldiario.es/politica/Senado-Codigo-Militar-Guardia-Civil_0_426608176.html

Acoso Sexual en el trabajo